Un año de grandes triunfos ha tenido los atletas paralímpicos nacionales en los pasados Juegos de Tokio 2020, aunque hay otros atletas que no son visibilizados y que a pesar del sacrificio, sacan la cara por Chile en torneos internacionales.

Por Miguel Espinoza

Este año fue un año netamente deportivo con la realización de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, la cual se realizó este año debido a que en su fecha original fue aplazado por el COVID. Ahora se está realizando los Juegos Paralímpicos Junior. Un evento inédito donde jóvenes promesas se dan cita en Colombia, donde demostrarán todo su potencial en diferentes disciplinas.

Sin embrago, hay otros atletas que en los medios son invisibilizados y que gracias a las redes sociales consiguen el apoyo necesario para tener una motivación y poder lograr su sueño de participar en un mundial. Hablamos de los atletas paralímpicos.

En agosto, TVN y su canal hermano NTV, transmitieron los juegos Paralímpicos de Tokio, un evento donde, sin importar su condición tanto física como mental, pudieron lograr que ellos y ellas pueden más, a pesar de las dificultades y el que dirán.

Atletas que lo dieron todo y sacaron la cara por Chile

Imagen: Fundación Teletón

Uno de ellos es Alberto Abarza, quién ganó el oro en la especialidad de natación. De hecho, todo su logro se lo dedicó al instituto Teletón y a su profesor, Daniel Verdugo.

Abarza contó a los medios que está viviendo su sueño y que “partió cuando tenía dos años, cuando ingresé a la piscina de la Teletón. Coronarme así, con el apoyo de todo Chile, de mi familia, y de mis hijas… Estoy muy feliz. También muchas gracias al Comité Paralímpico por lo que hacen. Y que se hayan transmitido los juegos es un tremendo avance para la inclusión”.

En tanto, el profesor Verdugo, destaca que el alto rendimiento requiere tener muy claro lo que se quiere en la vida, y son pocos los que lo consiguen.  “A través del deporte (Alberto) ha logrado ir aminorando su discapacidad progresiva, que cada vez es más disfuncional. Eso, sumado a un gran esfuerzo que significa estar todos los días a las 7 u 8 de la mañana en el agua helada, además de entrenar y mantenerse en un ritmo de alto rendimiento, es admirable”.

Mujeres luchadoras

 

Imagen: Internet

Otra atleta paralímpica que tuvo un logro en los Panamericanos, que tuvo una impecable actuación en el lanzamiento de bala F54, obteniendo la medalla de oro y entra a la historia del deporte olímpico chileno, al ser la primera mujer en obtener este reconocimiento.

Mardones perdió la movilidad en las piernas en 1999 al caer por un barranco cuando el huracán Lenny azotó en la Isla Culebra, en Puerto Rico. Dos días después pudo ser rescatada y estuvo en rehabilitación cuatro años, y que en ese proceso tuvo varias operanciones en la columna vertebral, lo que la dejaron en silla de ruedas.

Es ahí donde el deporte fue la que motivó a seguir luchando y conseguir su objetivo. Partició en los Juegos Paralímpicos de 2012 y 2016, representando a Chile en tenis de silla de ruedas. Tras un accidente doméstico que agravó un problema nervioso que tenía en el cuello decidió probar con el atletismo y con el lanzamiento de bala, disco y jabalina. Lo cual en el último juego paralímpico que se realizó en Japón, pudo lograr esta gran hazaña.

“La palabra feliz queda corta. Es un momento por el que se ha trabajado mucho y que he esperado muchos años también de arduo entrenamiento y constancia en el alto rendimiento. Que al fin haya salido una medalla es realmente un sueño cumplido”, declaró Mardones al termino de la prueba.

Otra chilena que pudo lograr una presea es Mariana Zúñiga, en la disciplina del Tiro al Arco en los Paralímpicos de Tokio. La joven deportista de 19 años logró conseguir la medalla de plata, luego de caer en la final ante la británica Phoebe Paterson, 133 a 134.

Zúñiga había asegurado una medalla luego de ganar en semifinales a la representante del Comité Paralímpico Ruso, Stepanida Artakhinova, por 142 a 141.

Paula Ulloa, un simbolo de perseverancia

Instagram: Paula Ulloa

Finalmente, destacamos a otra atleta paralímpica que representó a nuestro país, en el Mundial de karate y Parakarate, realizado hace unos días atrás en Dubai. Nos referimos a Paula Ulloa.

Ella fue profesora y que en la actualidad se encuentra jubilada por invalidez, debido a la “Espondilitis Anquilosante”, una enfermedad que afecta mayormente los huesos y las articulaciones en la base de la columna, donde esta se conecta con la pelvis. Sin embrago, la enfermedad no tiene cura y debe tratarse con tratamientos antiinflamatorios no esteroideos.

Antes de la enfermedad Paula practicaba Karate, y gracias a ese deporte pudo vencer los obstáculos y sus miedos, para dedicarse de lleno a lo que es “Parakarate”, una disciplina muy poco conocida en Chile. Pero sus inicios no fueron fáciles, debido a que no tenía los recursos para comprar una silla de ruedas. Sin embargo, recibió una buena noticia. La empresa “Paracare”, donó una silla de ruedas deportiva, y así poder cumplir el sueño de representar a nuestro país en una competencia internacional.

Y es así que se convirtió en la actual Campeona Panamericana. De hecho, en la competencia realizada en Dubai recientemente, logró disputar la medalla de bronce, quedando dentro de las 5 mejores parakaratekas del mundo, siendo la primera chilena en la historia en obtener este gran logro. Aunque lastimosamente, ningún medio pudo destacar esta hazaña de Paula Ulloa, nosotros como TVD Al Día, lo podemos contar y nos enorgullese de que una compatriota quede en el top 5 del mundo. Una histórica!

Reflexión editorial

Para cerrar esta nota, una reflexión importante. Cuando hablamos de inclusión, no solo pensemos en las mujeres que luchan y se empoderan, o de las comunidades LGBTQ+ que necesitan respeto y tolerancia. Pero, cuando hablamos de discapacidad, la gente lastimosamente lo ignora.

En estos días que se vive la Teletón, mucha gente piensa que la inclusión se vive solo las 27 horas que dura el evento, y que el resto del año no se acuerdan de ellos. Aún hay calles o lugares que no están pensado para discapacitados, como por ejemplo las ramplas, o los ascensores especiales para personas con poca movilidad física.

Antes, durante y después de la Teletón, pensemos en ellos, nadie está libre de sufrir algúna enfermedad o accidente y que podremos necesitar del mismo instituto o bien de luchar para retomar nuestra vida diaria. Pongámonos en sus zapatos y pensemos que, aunque ellos tengan alguna discapacidad, ante los ojos de Dios, todos y todas somos iguales.

La inclusión es para todos. No hay que dejar a nadie afuera, por qué una persona que persevera, puede lograr su sueños.